27 de feb. de 2013


MÚSICA VOCAL PROFANA DEL BARROCO

(Apuntes extraídos del libro de texto de 3º de ESO de la Editorial Editex)

       Durante el Barroco los compositores siguen cultivando formas vocales heredadas del Renacimiento, pero ya no presentan las voces superpuestas con igual importancia sino que se destacará la voz superior sobre las demás, que quedarán subordinadas al acompañamiento del canto.

         Esta nueva técnica de  composición conocida como monodia acompañada estará presente tanto en la música vocal como en la instrumental y supone el cambio de una concepción melódica-horizontal (textura contrapuntística) a una concepción acórdica-vertical (textura armónica).

        El protagonismo de una melodía superior implica la aparición de una nueva voz grave, que hace de sustento armónico y recibe el nombre de bajo continuo.
        El madrigal es una de las formas más representativas de este cambio estilístico, que será definitivamente asumido a partir del Libro V de madrigales de Claudio Monteverdi, publicado en 1605.
EL NACIMIENTO DE LA ÓPERA
      La ópera surge en el círculo cultural del Conde Bardi en Florencia. La conocida como "Camerata Fiorentina", que reunía a nobles, sabios, filósofos, poetas y músicos, en su intento de resucitar el teatro clásico griego, será el punto de partida del género operístico, que asumirá plenamente la monodia acompañada.
      La utilización de la monodia acompañada facilitará el principal objetivo de la ópera: que la música pueda subrayar y reforzar la expresión de la palabra. Así el requisito indispensable de la ópera será la inteligibilidad del texto.
      La primera ópera conservada es la Eurídice de Jacopo Peri, a la que seguiría otra con el mismo título compuesta por Giulio Caccini. Ambas obras fueron representadas en el año 1600 señalando el inicio del barroco musical. Sin embargo, la considerada como primera gran ópera de la historia es el Orfeo de Claudio Monteverdi estrenada en al año 1607, que ya presenta un rico desarrollo instrumental y vocal marcando la estructura del género.

     La ópera se convertirá en uno de los géneros más importantes del Barroco, que irá adoptando características peculiares en cada nación. En Francia el compositor más destacado será Jean Baptiste Lully (1632-1687), máximo exponente de la llamada "Tragédie lyrique". En Inglaterra la ópera sienta sus bases con la obra Dido y Eneas del compositor Henry Purcell (1659-1695). En Alemania, la adaptación de la ópera bufa dará lugar al "singspiel" que tendrá su máximo desarrollo en el periodo siguiente.
      Características de la ópera
      La ópera es una forma vocal compleja de carácter narrativo que utiliza la representación escénica. Escrita para orquesta, coros y solistas, se desarrolla en tres partes fundamentales:
- Obertura: introducción instrumental que da comienzo a la obra.
- Partes cantadas: por solistas (personajes principales) y coros (personajes secundarios). Distinguimos dos estilos de canto según el contenido del texto:
        a) estilo aria: melodías expresivas para textos más emotivos
        b) estilo recitativo: texto declamado para pasajes que requieren un desarrollo más ágil de la acción.
- Interludios: secciones instrumentales que se intercalan articulando y uniendo las distintas partes de la obra.
TIPOS DE ÓPERA
La evolución de la ópera en el Barroco dará lugar a dos tipos principales dentro del mismo género:
- Ópera seria
Utiliza argumentos basados en temas mitológicos y heroicos escritos en italiano y será el género preferido de la aristocracia. A este tipo pertenecen las primeras óperas y adquirirá un gran desarrollo en Italia, su país de origen.
La evolución de la ópera seria en el Barroco irá distanciándose progresivamente de los ideales iniciales de la Camerata Fiorentina para convertirse en un espectáculo lleno de artificios al servicio del lucimiento de los castratti.
Los principales compositores de este género son Alessandro Scarlatti (1660-1725) y Georg Friedrich Haendel (1685-1759)
-Ópera bufa
Utiliza argumentos basados en la vida cotidiana con personajes más cercanos al pueblo que presentan, con frecuencia, una crítica social a las clases altas, Posee un carácter claramente popular que se refleja en una música más sencilla que prescinde de los castratti, el empleo del idioma propio de cada país y la sustitución de los recitativos por pasajes dialogados.
La obra que marca las características definitivas de esta ópera cómica es La serva padrona de Giovanni Battista Pergolesi, estrenada en el año 1733.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada